MAS RECIENTE

letranias

lunes, 1 de febrero de 2010

Adolfo Fernández Gárate

Instrucciones para el manejo de recuerdos


1. Junte todos sus recuerdos sobre una mesa limpia. Sáquelos de los cajones, las repisas altas, las carpetas guardadas, los libros a medio leer.

2. Deposítelos dentro de un sobre amarillo. El tamaño del sobre depende en exclusiva de la cantidad o la medida de los escritos, fotografías, boletos de autobús, recados, etc.; no tiene nada que ver con la intensidad de los recuerdos. (Si ya tiene sus recuerdos dentro de un sobre amarillo cerrado, puede pasar directamente al punto 4)

3. Cierre el sobre para evitar que algún recuerdo se fugue y aparezca de manera inoportuna bajo la cama, entre las toallas, o atorado en los cristales de la ventana.

4. Coloque el sobre en un lugar seguro, al alcance de sus manos en caso de necesidad, pero a salvo de manos extrañas, para evitar malos manejos.

5. Si el sobre se rasga en el momento de guardarlo, o al hacer la limpieza del lugar, o simplemente durante su traslado a un sitio más seguro, deberá sellarse de inmediato con cinta adhesiva y ponerlo en resguardo al momento.

6. Si por algún motivo irracional (descuido, voluntad propia, deseos irrefrenables) queda expuesto el contenido del sobre a su mirada, deberá regresar al punto 2.

7. El contenido del sobre podrá ser destruído por los siguientes motivos:
a) porque sí
b) por furia incontenible
c) porque esté saturado
d) porque se necesita espacio para recuerdos frescos
e) porque ha perdido vigencia
f) para eliminar una fuente de tristeza
g) con motivo de una celebración
h) por razones impublicables
i) por puritita pasión
j) por algo que sólo tú sabes

8. En caso de que necesite reconstruir el contenido de un sobre destruído podrá:
a) sacar del bote de la basura los pedazos y pegarlos con etiquetas mientras se mira el noticiero de la noche
b) solicitar copia fotostática de los escritos a él o a la antirromántico(a) que los conserve en el disco duro de su computadora
c) tomarle fotos a escondidas
d) confersarlo todo para crear una nueva generación de recuerdos (si este es el caso deberá volver al punto 1)

9. La aplicación de este instructivo al pie de la letra garantiza un uso racional de elementos irracionales de nuestra personalidad, así como un manejo responsable y eficiente de objetos que remiten normalmente a hechos irresponsables, profundamente placenteros e inconscientes.


Coma frutas y verduras.



Adolfo Fernández Gárate es yucateco.



*
« ANTERIOR
SIGUIENTE »

6 comentarios

  1. Hay recuerdos que no caben en un sobre, se quedan como árboles marchitos.

    ResponderEliminar
  2. La mejor de las razones para destruirlos es el: porque sí.




    Ü


    Saludoooooos

    ResponderEliminar
  3. ¡Me encantó! No conocía a este autor.
    Por un momento me acordé de la canción de Serrat: Son aquellas pequeñas cosas,que nos dejó un tiempo de rosas en un rincón, en un papel o en un cajón.

    ResponderEliminar
  4. Este Mr Google es muy metiche pero en buen plan.

    Mi comentario es que a este autor yucateco seguramente le facinaban las historias de Julio Cortázar o era su autor preferido lease:
    instrucciones para llorar .- instrucciones para subir una escalera .- instrucciones para dar cuerda al reloj .- instrucciones para la forma de no tener miedo.
    Saludos. CIUDAD VECINA

    ResponderEliminar
  5. Anónimo uno: totalmente de acuerdo y aún más: hay recuerdos que pueden ser perpetuo otoño.

    Ajá: Como siempre, gracias por rondar esta esquina =)

    Eva: El autor es de Mérida, no sé si se consiga online más textos sobre él, pero me alegra que te haya gustado el bocadito que dí de producción peninsular.

    Anónimo que manda saludos y firma como "Ciudad Vecina". ¿Ves que tengo razón con lo de Mr. Google? Jaja. Yo también pienso lo mismo con relación el texto anterior en relación a Cortázar. Si alguien sentó precedentes dando instrucciones, fue Julio.

    Gracias por sus comentarios :)

    ResponderEliminar
  6. Lo mejor de destruir el sobre porque sí, es que puedes rehacer o hacer uno nuevo, sólo con lo que hubieras querido que fuera. No le hace que los recuerdos en sí mismos nunca hayan sido.

    ResponderEliminar