MAS RECIENTE

letranias

martes, 28 de abril de 2009

De película



Uno de mis momentos favoritos del cine mexicano es aquel de María Félix en La Cucaracha, cuando se sienta frente al Indio Fernández, en el papel de Antonio Zeta, a comerse un raspado. Apasionada, la Cucaracha le habla de amor al Coronel. Habían sobrevivido, victoriosamente, a la batalla de San Blas, donde ambos habían estado al frente. Y también habían pasado juntos la noche anterior.

La Cucaracha, mirando a Antonio Zeta, a quien le ha pedido que le compre un raspado como los que él comía cuando era un chiquillo, dice:

(La Cucaracha lo mira comer el raspado...)

Me gustan tus ojos, Coronel.
Cuando miraste a Zúñiga eran negros,
y cuando le hablaste a Ventura parecían dos perros,
y anoche brillaban y brillaban,
y ahora están echaditos,
se están riendo.

(María Félix deshoja un clavel)

Es la primera vez que me verás los ojos.
Coronel... te voy a querer mucho.
¿Te acuerdas cuando me reí de tí?
¿Y luego me volví a reír?
Pero era pa´ que me vieras...
y tú no me mirabas.

Por eso fui a comprarte la botella,
porque no sabía otra manera de decirte
que ya me dolía no estar contigo.

¿Sabes qué?
Yo hubiera querido que me mataran en la batalla,
pa que sufrieras mirándome muerta por tu culpa.


Qué bueno que no me mataron.

Antonio Zeta.
¡Nadie se llama Zeta!
¡Qué bonito te llamas!.

¿Sabes?

Aunque he estado llena de hombres, ahora voy naciendo.
Te voy a querer mucho, mi Coronel.

[¿Y cual fue la respuesta del Coronel?]

(Sin expresión alguna...)


-Sí, pues. Ahora tómese su nieve de flores.

... la cual había quedado llena de pétalos por la deshojada del clavel...

Filmada en 1958, este drama de la Revolución Mexicana dirigido por Ismael Rodríguez tiene también la actuación de Dolores del Río, Pedro Armendáriz, Antonio Aguilar y un jovencísimo Ignacio López Tarso.

La película puede verse en youtube, está completa. Tiene buen sonido y buena calidad. Dejo aquí la sexta parte, que es cuando ocurre el mónologo de amor de la Cucaracha frente a su Coronel...

¡Sí, pues!


« ANTERIOR
SIGUIENTE »

No hay comentarios

Publicar un comentario