MAS RECIENTE

letranias

lunes, 24 de noviembre de 2008

Augusto Monterroso


© Carrot Productions

La tela de Penélope o quién engaña a quién

Hace muchos años vivía en Grecia un hombre llamado Ulises (quien a pesar de ser bastante sabio era muy astuto), casado con Penélope, mujer bella y singularmente dotada cuyo único defecto era su desmedida afición a tejer, costumbre gracias a la cual pudo pasar sola largas temporadas.

Dice la leyenda que en cada ocasión en que Ulises con su astucia observaba que a pesar de sus prohibiciones ella se disponía una vez más a iniciar uno de sus interminables tejidos, se le podía ver por las noches preparando a hurtadillas sus botas y una buena barca, hasta que sin decirle nada se iba a recorrer el mundo y a buscarse a sí mismo.

De esta manera ella conseguía mantenerlo alejado mientras coqueteaba con sus pretendientes, haciéndoles creer que tejía mientras Ulises viajaba y no que Ulises viajaba mientras ella tejía, como pudo haber imaginado Homero, que, como se sabe, a veces dormía y no se daba cuenta de nada.


Augusto Monterroso (Honduras 1921-México 2003). 
Cuentista especialmente reconocido por haber escrito uno de los microrrelatos más célebres de la literatura universal, que es el siguiente:

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

Cierta ocasión le preguntaron a Monterroso algo sobre su cuento El Dinosaurio. Y él, irónico, respondió: No, no es un cuento. Es una novela.
« ANTERIOR
SIGUIENTE »

4 comentarios

  1. Creo que esto pasa más a menudo de lo que se piensa, pero el primer paso para descubrir un engaño es la sospecha, pero a la vez ambos vivian felices asi. Sospechar o no sospechar, esa es la cuestión.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡¡GENIAL!!!! ¿CÓMO NO HABERLO SOSPECHADO ANTES?

    ResponderEliminar
  3. simple y directo
    asi me encnata observar al universo

    ResponderEliminar
  4. a pesar de los largos años viviendo de este lado,y de averiguar sobre tantas cosas inutiles pero entretenidas, hace poco averigue que los antiguos griegos eran bisexuales, era practica aceptada de esa sociedad;claro siempre y cuando el autor de la nota que leì no sea de la misma escuela monterrosina,este relato me abre la posibilidad de entender lo de tejedera de esta geva. definitivamente los griegos de esa epoca eran carajos y carajas de alguna cuidad como valencia o cucuta con costumbres bien disipadas y eMTiViadas,que por alguna razon TIM BURTiana calleron en esa epoca luego de una nocche de buena farra y pensaban que se dirigian a morrocoy o al rio zulia segun el caso

    ResponderEliminar